Home > Experimentos > Jabón instantáneo
< Volver

Experimentos > Jabón instantáneo

Categorías: Reacciones químicas
Palabras clave: Ácido-Base, Emulsión, Saponificación


Autor/es

Josep Corominas Vi�as
Escola Pia de Sitges


Qué se pretende demostrar

 La fabricación tradicional del jabón requiere  un largo tiempo y suministro de calor. En este experimento, se obtiene  un jabón en pocos segundos, para mostrar que  el inicio de la reacción es rápido si hay un contacto perfecto entre los reactivos.



Dirigido a

Gran público, Primaria y Secundaria.



Materiales necesarios

  • Vaso de plástico o bote de vidrio
  • Cucharilla de café
  • Hidróxido de sodio
  • Aceite (mejor de oliva)
  • Alcohol de farmacia (etanol)
  • Agitador


Descripción

Las cantidades convenientes son: 3,2 g de hidróxido de sodio (equivalen a dos cucharaditas de café); 6 mL de agua (3 cucharaditas); 12 mL de aceite (6 cucharaditas); 6 mL de alcohol (3 cucharaditas). (Foto 1)

Se echa todo en un recipiente que puede ser un vaso de plástico, en el orden  indicado antes. Se agita  fuertemente, para ello lo ideal es un agitador pequeño (Foto 2)

El jabón se forma en pocos segundos. (Foto 3)



Existe alg�n riesgo

El hidróxido de sodio es cáustico y no debe tocarse con las manos. Si tiene contacto con la piel, hay que lavar con abundante agua.

El jabón así obtenido no puede usarse por el exceso de hidróxido de sodio ya que la reacción de saponificación  dura muchas horas, incluso varios días. Además  el jabón así fabricado contiene exceso de glicerina. Sin embargo se comprueba fácilmente que hace  espuma con  agua, incluso de cierta dureza.



Imágenes

 


Para saber m�s

La reacción es una saponificación:      grasa + NaOH  ® jabón + glicerina

Las cantidades  de hidróxido de sodio y de agua indicadas, corresponde aproximadamente a una concentración de 12 M

 

Para usar el jabón sin riesgo  pueden hacerse dos cosas:

-          Esperar un par de semanas, para que la reacción termine, pues aunque no lo parezca es muy lenta

-          Preparar una solución saturada (40 g en 100  mL de agua) de cloruro de sodio (sal de cocina). Mezclar con el jabón formado, agitar y dejar reposar 24 h. Así se elimina el  posible exceso de hidróxido de sodio y parte de la glicerina.


Las moléculas de jabón tienen una parte hidrófoba (rechaza el agua) y una parte hidrófoba

¿Cómo actúa el jabón?

La acción limpiadora de las moléculas de los jabones y de los detergentes se produce al colocarse las moléculas rodeando las partículas de grasa y de suciedad con las partes hidrófilas orientadas hacia el exterior. La repulsión entre las cargas de igual signo evita que las gotas de grasa y la suciedad se junten otra vez. Se forma así una emulsión de partículas de suciedad rodeadas de moléculas de jabón o detergente, que se puede arrastrar fácilmente al ir removiendo con agua.