Home > Experimentos > ¿Te adivino un río?
< Volver

Experimentos > ¿Te adivino un río?

Categorías: Juegos Matemáticos
Palabras clave: Números


Autor/es

Enric Ramiro Roca, Pilar Gandia Esteve


Qué se pretende demostrar

Es un juego para aprender los ríos más largos del mundo y el funcionamiento del sistema binario.


Dirigido a

Dirigido al Gran Público


Materiales necesarios

Una tarjeta con el nombre de los 15 ríos más largos del mundo y cuatro tarjetas con su distribución binaria.


Descripción


PROCEDIMIENTO
Escoge una persona, dale las tarjetas y pídele que haga los siguientes pasos:
1. Piensa en uno de los ríos del mundo con una longitud mayor de 1.000 km.
2. Señala las tarjetas donde aparece.
3. No digas nada .................... ¡qué ya te lo adivino yo!

1 - Amazonas (6800 km)                  6 - Níger (4200 km)               11 - Mekong (4.180 km)
2 - Nilo (6700 km)                             7 - Congo (4.640 km)            12 - Misisipi (3.770 km)
3 - Yant-Tsé (5500 km)                    8 - Amur (3770 km)            13. Obi (4000)
4 - Misuri (4130 km)                         9 - Lena (4.270 km)             14. Yenisei (3800 km)
5 - Huang-Ho (5200 km)                  10 - Mackenzie (4100 km)    15. Volga (3700 km)




SOLUCIÓN
Sumar, de cada tarjeta señalada, el número de gotas que aparecen.
 


EXPLICACIÓN
Encontramos la explicación en la forma en que están construidas las tarjetas [1].
Por una parte, tenemos un listado donde cada río aparece con un número al lado.
Por otra, tenemos las cuatro tarjetas, de manera que en cada una aparecen nombres de ríos y varios dibujos de gotas de agua.
En la primera tarjeta aparece una, eso quiere decir que el número asociado a esta tarjeta es el 1. En la segunda tarjeta aparecen dos, por tanto el número asociado a ella es el 2. Y, de la misma manera, vemos que el número asociado a la tercera tarjeta es el 4 y el de la cuarta es el 8. Estos números son las primeras potencias de 2: 20 = 1, 21 = 2, 22 = 4 y 23 = 8.
Por su parte, los ríos se van colocando en las respectivas tarjetas: el 1 en la 1, el 2 en la 2, el 3 en la 1 y en la 2, el 4 en la 4, el 5 en 1 y en la 4, el 6 en la 2 y en la 4, el 7 en la 1, 2 y 4...
 
Y de esta forma ¡vemos que al sumar el número de gotas que aparecen en cada tarjeta que nos han señalado obtenemos el río pensado!


[1] Si hacemos las fichas en color, podemos situar más gotas de agua en blanco y negro que disimulen, y en color ponemos las que marquen el número: 1, 2 4 y 8, o pueden ser de colores diferentes. Si están desordenadas, mejor.


Existe alg�n riesgo

No existe ningún riesgo



Para saber m�s

GARDNER, Martin (2011): Matemática, magia y misterio. Barcelona: RBA, p. 162